Era noche cerrada. La calabaza de ojos triangulares y dientes fantasmagóricos dio un salto con la intención de salir a pasear. El pequeño Drácula se puso en pie de un brinco, ¡se moría de ganas de enseñar a todos la capa nueva que le había regalado su madre! La bruja tenía todas sus pócimas listas, esa noche iba a probar algunas. El fantasma, por su parte, lucía una reluciente sábana blanca con la quería hacer ‘¡Buh!’ a todo el mundo.

¡Era noche de Halloween y todo podía pasar! De repente se oyó: ‘Luca, a la mesa’. El pequeño se levantó, cerró el libro y todos los personajes del cuento quedaron atrapados dentro; era la hora de la cena, Luca debía dejar el cuento para más tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *