boca cortada

Esta es una historia real mas info sobre la mujer en https://es.wikipedia.org/wiki/Kuchisake-onna

Ocurría en la primavera y verano de 1979 y 1980, el profesor de matemáticas les había puesto un examen sorpresa a última hora y las clases habían terminado más tarde de lo habitual. Las sombras ya cubrían las calles de Japón cuando las gemelas ōkae y weika emprendieron el regreso a casa a pie como era su costumbre.

Iban hablando animadamente y, apenas sin pensarlo, torcieron por una calle angosta para acortar el trayecto a casa. Ya habían avanzado algunos metros cuando repararon en la escasa iluminación del lugar y en que eran las únicas transeúntes extrañamente.

De improviso, una mujer salió de entre las sombras de un portal y empezó a andar hacia ellas. La desconocida lucía una larga cabellera negra, un abrigo oscuro y la mitad inferior de su rostro estaba cubierta por una mascarilla quirúrgica. Esto último no inquietó a ōkae y weika, pues muchos japoneses habitualmente optaban por usar mascarillas para evitar resfriados y otras enfermedades. La mujer se detuvo ante ellas y preguntó: “¿Soy hermosa?”. Las chicas sonrieron con alivio al considerar que la desconocida era inofensiva y Yōkai se adelantó para responder: “Sí”.

Entonces se quitó la mascarilla, dejando a la vista las horribles heridas que partían de la comisura de su boca y que la transformaban en una macabra sonrisa de oreja a oreja. “¿Y ahora?”, preguntó de nuevo.

ōkae gritó horrorizada mientras Keiko permanecía inmóvil, incapaz de reaccionar.

Con un rápido movimiento, la desconocida extrajo unas grandes y afiladas tijeras de debajo de su abrigo y abrió la garganta de ōkae . La sangre que brotó a borbotones salpicó a Keiko, que al fin reaccionó y empezó a correr en dirección contraria.

Pero aquella mujer se materializó frente a ella. Y volvió a hacerlo cada vez que Keiko intentaba evitarla y escapar. “¿Soy hermosa?”, preguntaba el yokai (espíritu demoníaco) cuando se le aparecía delante.

Desesperada, weika decidió contestarle afirmativamente. El espectro le dedicó entonces la sonrisa más macabra y cortó la cara de la chica, dibujando en su carne una mueca sangrienta que era igual a la suya.

Estas historias hay cambiado solo un poco atraves del tiempo pero hasta la fecha los mismos eventos pasan cada año en estas épocas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *